En exitoso encuentro se analizó viaje que tuvieron agricultores de Alhué hasta México para conocer producción del amaranto


En un seminario organizado por el Programa de Desarrollo Local se analizó esta importante iniciativa que llevó a tres vecinos de nuestra comuna hasta esa nación, esto con el objetivo de identificar los usos y las aplicaciones de este destacado cultivo, el que posee una serie de características muy especiales y sumamente útiles en materia nutricional y de uso médico.

Durante todo este año el Programa de Desarrollo Local (PRODESAL) ha trabajado con un grupo de agricultores de nuestra comuna en la producción del amaranto, un cultivo que posee variadas características.

Este trabajo se ha realizado en conjunto con Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, y los Ministerios de Agricultura y de Salud, además del financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

Estas labores buscan generar nuevas alternativas de alimentos saludables a la comunidad, y el cultivo del amaranto es uno de estos productos, el cual ya se está trabajando en nuestro territorio.

Bajo ese marco, tres agricultores de Alhué, junto a profesionales de PRODESAL y del INDAP (Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario) tuvieron la oportunidad de viajar hasta tierras aztecas con el objetivo de identificar mejores usos y aplicaciones del amaranto, un producto que puede ser utilizado como alimento básico.

Este viaje se desarrolló entre el 11 y el 22 de noviembre, y los agricultores pudieron conocer Ciudad de México, Puebla, entre otras localidades, todo con el fin de interiorizarse de la producción del amaranto.

En ese sentido, este martes el PRODESAL organizó un seminario que se realizó desde el Centro Cultural de Alhué, en donde se presentó parte de este destacado viaje, además de dar a conocer las experiencias de todos los que participaron de esta travesía.

La académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, Cecilia Baginsky, fue una de las personas que se hizo parte de este viaje, y dio a conocer sus vivencias. “Fue una experiencia muy enriquecedora, porque vimos varios aspectos, ya sea técnicos, como socioculturales de la producción del amaranto”.

Asimismo, dijo que “los agricultores de Alhué fueron muy entusiastas, tenían muchas ganas de conocer cómo se desarrollaba el cultivo en México. De hecho, se pudieron dar cuenta que la realidad de este país es muy parecida a Chile, con pequeños agricultores que cultivan el amaranto, algo muy similar a lo que nosotros queremos hacer en el país. Este es un producto que debemos recuperar a nivel de la pequeña agricultura familiar campesina”.

La profesional dio cuenta de la manera en que produce y comercializa en México este cultivo. “Vimos como los agricultores de allá se organizan para producir el amaranto, cómo lo procesan, cómo después lo venden y consumen. Los mismos agricultores mexicanos nos decían que antes no comían el amaranto, pero ahora, dado sus características, están incorporándolo nuevamente a sus platos”.

Para finalizar, la ingeniera agrónoma destaca la manera en que este cultivo se puede producir en nuestro territorio. “Los granos se pueden cocer directamente, haciendo una especie de arroz, también se puede reventar este grano, se puede moler, hacer una harina, para preparar todo tipo de preparaciones. Además, se utiliza la hoja del amaranto, para el consumo humano o animal”.

Vea la galería de imágenes en nuestro facebook pichando aquí: